INES ALBINATI Y NICOLÁS DI MARZIO

Por Cecilia Ferrero

A los diez años Ine aprendió a coser. A los diecisiete, lo que había comenzado como un juego se convirtió en vocación: hoy es diseñadora de vestidos de novia y de fiesta. Aunque desde chica imaginó versiones de su vestido de novia, recién cuando Nico le propuso casamiento su vestido final comenzó a tomar forma en su cabeza. Ine y Nico se conocieron en un cumpleaños, hace seis años y medio. Era época de finales, por lo que ninguno de los dos planeaba quedarse hasta tarde, pero fueron los últimos en dejar el bar. Un mes después empezaron a salir.

Cuando planeaban un nuevo viaje juntos, Ine eligió Estambul, quería conocer ese punto mítico de la Ruta de la Seda. Allí eligió géneros para sus diseños y se enamoró de uno en particular: tul bordado con apliques de flores en muselina y piedras. Nico encontró la ocasión que había estado esperando y le propuso casamiento. El tul se convirtió en la pieza clave del vestido. El resto fue confeccionado en un satén de seda natural que compró en otro de sus viajes en busca de nuevos géneros, esta vez en Shanghái. Como no quería darle importancia a la faja, optó por breteles bordados a mano en cristales. El tocado, una vincha muy antigua de tul de algodón bordado a mano, y el ramo hecho en lisiantus, limonio, espigas de trigo y lavanda, fueron las piezas que le dieron el toque final a un look pensado especialmente para un casamiento en la playa. La ceremonia se realizó en el mes de marzo en la Iglesia Nuestra Señora de la Paz de Pinamar, y la fiesta en el Balneario CR, donde habían veraneado durante muchos años de su infancia. Después de una ceremonia emotiva y plagada de sonrisas, a las cinco de la tarde los novios entraron a la fiesta desde la playa a bordo de un Jeep. Entre los livings dispuestos en la arena, los esperaban su familia y todos sus amigos. El momento más emotivo de la noche se dio cuando Alberto, el papá de Nico que estaba en silla de ruedas, llegó al centro de la pista en la playa traído por sus amigos. El festejo se extendió hasta las dos de la mañana. Todos los invitados pusieron su mejor onda. Ine y Nico apreciaron que los hayan acompañado ese fin de semana que tanto esperaron.

vestido: ine albinati · make-up: lola auge · peinado: cris cagnina · fiesta: cr pinamar

disc jockey: sarapura · wedding planner: guillermina tironi · ambientación: the mint room

“El vestido tiene que acompañar

la esencia de la novia, en el instante previo a salir hacia la Iglesia tiene que poder sorprenderse y reconocerse a la vez.”

Photos: Mass Eventos