IAIA CANO

Cuando el diseño es vocación

Por Inés María Agosta

A diferencia de lo que podría pensarse, la entrevistada no es solamente Diseñadora sino también Abogada y Escribana recibida en la Universidad de La Plata. Es que cuando Iaia Cano tuvo que lanzarse a la vida académica aún no existía la carrera de Diseño de Indumentaria; por eso, luego de cumplir con el mandato paterno, asistió a cursos de Alta Costura en Argentina y en Europa. El Derecho no sólo le abrió la cabeza a Cano, como dice ella, sino que también le permitió concretar su sueño.

image0062_low¿Dónde naciste?

En Gualeguaychú pero adopté la ciudad de La Plata ya que desde los 17 años que vivo ahí. Tengo aún grabado en la retina cuando mi mama me despidió.

¿De dónde viene tu inclinación por el diseño?

Mis padres y mis seis hermanos se dedican a la actividad agrícola ganadera, tienen campo. Sólo una sobrina que estudia diseño. Mis manifestaciones eran permanentes, desde chica engamaba la ropa que usaba. Hice estudios de manera muy salpicada y como ya tenía dos títulos obtuve una beca e hice mi primer estudio con una formación neta en París.

¿Alguna vez ejerciste como abogada?

Sí, en mis inicios. Después me aboqué de lleno al diseño y fue lo mejor que hice en mi vida. Diseñar me llena el alma cosa que no me pasa con abogacía ni con escribanía.

¿Cómo fueron tus primeros pasos en el mundo de la moda?

Empecé hace 26 años. Fue muy importante para mí haber observado lo que era la alta costura en el exterior. Puse la primera maison en la ciudad de la Plata y eso impactó mucho. Creí necesario que hubiera un hilo conductor en el diseño, o sea, pensar en todos los accesorios que iban a engalanar ese vestido, como el guante, los zapatos (los importábamos de Italia), la media, el maquillaje, los sombreros. Así fueron los primeros 5años, decisivos  para darnos un nombre. Todavía no me dedicaba a la noche pero sí a un tipo de vestimenta arreglada, nunca hice calle.

¿Cómo fue tu primer desfile?

A beneficio de Casa Cuna en un salón muy paquete en La Plata y asistieron 300 personas. Ya el tercer desfile, cerca de 1988, lo organizaron tres instituciones importantes: el Hospital de Niños, el Hospital Rossi y la Casa del Niño Esperanza. A través de Ana Cafiero pude llegar a Mirtha Legrand y pedirle que lo condujera. Ella fue muy generosa conmigo desde un principio, por eso en el ambiente dicen que es mi madrina. Convocamos a 1700 personas en el Pasaje Dardo Rocha y salió en el Diario de La Plata. Ese fue el puntapié inicial de mi carrera.

_DSC8388byn_low¿Cuál fue el primer vestido de novia que diseñaste?

Para una compañera de facultad que se casó mucho más grande que yo con un compañero mío. Ahí me di cuenta de que era eso lo que más me gustaba.

¿Cómo empezaste a ser más conocida en Bs. As.?

Estuve mucho tiempo guardada. Nuestro trabajo era tan abundante que no necesitaba hacer tanta publicidad como hoy en día. Empezamos a hacer producciones con Nubilis buscando la mejor modelo en la época. El hecho de trabajar con un personaje creo que da fuerza al diseñador; la mejor producción desde el punto de vista comercial fue la de Juanita Viale. Mi primera presentación internacional fue a principios de los 90 cuando diseñé ropa para un evento de L’Oreal en Nueva York.

¿Hace cuánto participas de Buenos Aires Alta Moda?

Desde el año 2006. Fue como salir de la cáscara de La Plata. Ahí vino la conexión con Héctor Vidal Rivas. Gracias a haber participado de estos desfiles Mirtha Legrand nos pidió que la vistiéramos por 15 días y Susana Giménez quiso que saliera un vestido nuestro en su revista y que la vistiéramos para la foto de brindis de fin de año.

¿Qué otros logros personales te gustaría mencionar?

Una experiencia muy rica fue realizar el vestuario completo masculino para la obra “La Traviata” llevada al ballet y representada por Iñaki Urlezaga y su compañía. Eso fue en noviembre del 2010. En 2011 fui seleccionada por la Cancillería Argentina y la Fundación Exportar para presentar mi colección primavera-verano en la Torre Eiffel (París, Francia). También realicé varios Fashion Week en distintas partes del mundo: Estados Unidos, Paraguay, Ecuador y en Uruguay.

El próximo 12 de junio Cano presentará su desfile “Tentación” en el marco del Five O’Clock Tea que realizará ALPI (asociación civil sin fines de lucro que se dedica a la rehabilitación neuromotora) en el Hotel Hilton con el objetivo de recaudar fondos para la construcción del Centro de Internación y Rehabilitación Pediátrico. La diseñadora ya había participado de esta iniciativa en octubre del año pasado.

A lo largo de la conversación el esposo intervino para destacar cualidades de Cano. Se vislumbra en él una gran admiración, que parece intacta después de 41 años juntos. De hecho en 1989 su marido dejó de ejercer como arquitecto para apoyarla. Afirma que, sin saber si fue el huevo o la gallina, el hecho de no haber tenido hijos es lo que les permitió dedicarse de lleno al diseño. Sin duda ambos son testimonio vivo de pasión y dedicación.

¿Cómo la vi?

Satisfecha. La vi orgullosa del camino recorrido en estos 26 años y con ansias de darlo a conocer. Es inevitable hablar en plural, porque en todo momento Cano y su marido se completaban las frases mutuamente y enriquecían los recuerdos de cada uno. Parecía como si estuviesen hablando de su familia, sus primeros pasos, personas con las que se cruzaron, etc. En conclusión, los vi contentos de haber crecido y emprendido este negocio juntos, y de la altamente positiva respuesta que tuvo desde un principio y que hoy sigue en aumento.