JAVIER SAIACH

Sofisticación en cada detalle

POR VALENTINA CAFFARATTI · PH: CUIKA FOTO

Nació y creció en Corrientes, pero desde muy joven, se radicó en Asunción donde estudió Arquitectura, carrera que optó por abandonar para apostar al diseño. Una decisión audaz que terminó por ser un éxito.

Ya consagrado en Paraguay decidió volver a la tierra que lo vio nacer en busca de nuevos horizontes.

¿Nos definís tu estilo?

Sofisticado y muy femenino. Propio de una mujer “de mundo” que está acostumbrada a adquirir prendas de firma en el exterior y, por lo tanto, sabe apreciar su calidad y valor.

¿Cómo ves el estilo de la mujer argentina?

Hace unos años, las veía muy básicas, demasiado tranquilas y austeras en lo cotidiano. Casi no se peinaban y se maquillaban poco. Intuía cierto miedo al exceso. Para sorpresa de muchos, eso fue cambiando. Se fueron familiarizando con el estilo de mis prendas cuyo leitmotiv es: “más es más” y empezaron a soñar.

¿Notas un cambio?

Sí, creo que de a poco las argentinas comprendieron que podemos estar a un nivel europeo y que cuentan con diseñadores locales talentosos y de alto perfil para responder a sus expectativas. Tanto el público como los demás creadores se pusieron las pilas y eso está bueno.

Ya que nombrás a tus colegas ¿Cómo ves a la Alta Costura argentina?

Creo que hace falta comprender algo importante: Alta Costura es mucho más que comprar un género y envolver a una modelo. Consiste en innovar y marcar una impronta personal.

¿Las modelos argentinas te gustan?

Generalmente las que más aparecen en las revistas no siento que trasmitan Alta Costura, por eso no son las que yo prefiero. Me gustan altas, pero como eran las mannequins de antes, que tenían buenas formas y curvas. ¿Por qué tienen que ser una tabla, blanca y pálida? Es demodé la extrema delgadez.

¿Cómo es tu relación con las novias?

Muy buena, de todos nuestros proyectos, los vestidos de novia son los más buscados. Cuando las novias llegan al estudio, analizamos la morfología de los diseños de la colección y vemos qué les quedaría mejor.

¿Cuánto tiempo antes deben contactarte?

¡Ya contamos con encargos para el 2018!

Pero lo ideal es no iniciar este tipo de proyectos antes de los seis meses de la fecha fijada para el acontecimiento, ya que el cuerpo de la futura novia varía mucho.

¿El cambio de peso es un problema?

Es habitual que las chicas adelgacen por los nervios y preparativos. En la mayoría de los casos basta con realizar pequeños ajustes, pero no han faltado ejemplos en los que fue necesario volver a confeccionar el vestido por completo.

¿¡Un vestido nuevo!?

Sí, porque cuando el cambio de peso es de tres o cuatro talles, y la prenda lleva muchos detalles de bordado, las pinzas ya no se pueden ajustar a la nueva silueta.

Con tanto trabajo sobre la tela ¿No pecan de incómodos?

Para nada, nuestras prendas están hechas para ser usadas toda la noche.

No me gusta que a mitad de la fiesta se cambien por un modelo corto, porque pierde protagonismo el vestido principal. Si te mandaste a hacer semejante vestido…¡usalo toda la noche!