JORGE TAMA

“El fotógrafo tiene que mirar siempre con ojos nuevos”

texto: Lola Almodóvar | fotografía: Estudio Berller Tama

z proyec D&DOpina Jorge Tama, un profesional indiscutido con más de 20 años de experiencia. Además, cuenta los secretos de su oficio que es todo un arte, habla de las nuevas tendencias y de las bondades de la fotografía digital.

Click… la imagen perfecta, ese instante preciso que no tiene retorno, el segundo único que eterniza para siempre la ternura de un momento mágico. ¿Ese es el don de un fotógrafo de casamientos? Para Jorge Tama, socio del Estudio Berller Tama, ese desafío es su gran obsesión cada vez que cámara en mano se lanza a captar las imágenes del gran día de una pareja. “Es fundamental desarrollar el instinto para anticiparse a lo que va a pasar en la ceremonia, por ejemplo -explica-. No podés perderte determinados gestos, miradas o caricias de los novios. Eso lo aprendí especialmente de Mey Felgueras, cuando trabajaba en su estudio y en la revista NUBILIS. Ella me enseñó con la sensibilidad de una mujer que hay detalles que no podés dejar de registrar. No podés perderte el momento decisivo desde el punto de vista fotográfico. Esos pequeños detalles que muestran el alma de lo que está sucediendo”, apunta. Formado en importantes medios gráficos, como Editorial Atlántida y Perfil, Jorge está al frente desde hace 15 años de su propio estudio que es un referente importante de la fotografía y el video de casamiento. Aquí, revela las novedades del rubro y ofrece tips para guiar a los novios.

¿Cuáles son las tendencias actuales en las fotos de casamiento?

Hoy se fotografía todo lo que sucede durante la ceremonia y la fiesta. Gana la pura espontaneidad más que la imagen posada. Por ejemplo, se registra el backstage de los preparativos de la novia que ahora, generalmente, se viste en un hotel cinco estrellas junto a su madre, sus hermanas o sus mejores amigas. Se intenta reflejar el clima, la atmósfera de ese momento íntimo tan especial: los nervios, la emoción, la alegría… Ahí el fotógrafo es una especie de voyeur que está fuera de escena, como detrás de una puerta, y capta cuando a la novia la maquillan y la peinan; la mirada de su madre en esa situación única; algún abrazo emocionado; el desorden de la habitación… No son fotos posadas, sino espontáneas.

¿Qué otra tendencia está de moda?

Otra tendencia nueva es hacer retratos del novio solo, eso no existía hace cinco años. Antes sólo se hacían retratos de la novia. Hoy el novio es más coqueto, quizás está más producido…Las costumbres cambian y nosotros nos vamos adaptando. Por otro lado, las clásicas fotos familiares se siguen haciendo, pero ya no la de los novios pasando mesa por mesa. En muy pocos casamientos te las piden. Los tradicionales retratos de los novios siguen vigentes pero se realizan en sesiones más cortas, de dos o tres minutos, no tan posados como antes, más libres, espontáneos y casuales.

z proyec D&D

¿Con cuánto tiempo de anticipación se contrata el estudio de fotografía?

Ya no con tanta anticipación como en los 90. Ahora se hace la reserva entre seis a ocho meses antes del casamiento. Hay que tener en cuenta que hoy la temporada alta empieza a mediados de febrero y sigue hasta mediados de mayo. Y después los meses más fuertes son octubre, noviembre y diciembre. Además, casi todos los casamientos ahora se celebran los sábados. Ya no se usan ni los jueves ni los viernes.

¿Bajo qué criterios se pueden orientar los novios para elegir el estudio?

Yo siempre digo que es clave tener en cuenta el servicio y el producto. Desde el punto de vista del servicio pienso que el fotógrafo tiene que estar bien presentado y no puede asfixiar a los novios. Debe registrar todo lo que pasa, pero su presencia tiene que pasar inadvertida. Y desde el punto de vista del producto, es fundamental que los novios vean el trabajo real que hace ese estudio. Una pauta, por ejemplo, es que las fotos te transmitan algo, que sientas alguna emoción cuando las mirás. Si ves el material de ese estudio y te llega, te divierte o te conmueve, vale la pena contratarlo. Para mí esa es una fórmula infalible.

¿Qué es lo realmente importante del trabajo del fotógrafo durante el casamiento?

Los fotógrafos ese día son los ojos de los novios. Si al fotógrafo le gana la rutina, nova a ver nada de lo que suceda. El fotógrafo tiene que mirar siempre con ojos nuevos. Hay que trabajar especialmente lo sutil de cada momento… captar esa lágrima que se escapa, las miradas cómplices, un abrazo revelador o una sonrisa que lo dice todo. No podés darte el lujo de perder ese instante porque no se vuelve a repetir.

¿Durante cuánto tiempo se extiende el trabajo del fotógrafo en la boda?

Si el casamiento es de noche, el fotógrafo empieza a trabajar alrededor de las seis dela tarde. Tiene que cubrir primero el backstage de la novia en el hotel. Después va a acompañarla a la ceremonia y más tarde, a la fiesta. Y se va a quedar cubriendo la fiesta toda la noche hasta que termine, hasta que los novios se vayan. Ahora, en general, las fiestas terminan alrededor de las 6 de la mañana.

z proyec D&D¿Cuántos fotógrafos se necesitan para tener una buena cobertura?

En general, depende del número de invitados. Hasta 200 personas se puede hacer una buena cobertura con un fotógrafo y un asistente que es el iluminador. Cuando hablamos de 300 invitados, lo ideal son dos equipos: dos fotógrafos con sus asistentes. Y si hay más de 400 personas, con tres equipos van a estar muy bien cubiertos. ¿Por qué? Porque en un casamiento tan grande hay como tres fiestas simultáneas en el mismo lugar. Los novios con sus amigos, por un lado. Y por el otro, los padres de cada uno de los novios con sus amigos y relaciones sociales. Por supuesto que esto no es una pauta rígida. Todo depende del tipo de familia y el estilo del casamiento.

¿Qué fotos no pueden faltar ese día?

La entrada de la novia junto a su padre y la salida de los novios de la Iglesia o del Templo. El intercambio de anillos. El vals o algún baile especial de los novios. Hoy muchos reemplazan el vals por algún tema significativo para ellos. En total, las fotos clave serán alrededor de 100. Pero como estamos en la era digital y el número de fotos no incide en el presupuesto de los novios, hoy se sacan en promedio unas 1500 fotos. Antes, cuando se trabajaba con rollos fotográficos, se hacían no más de500 o 600 fotos.

¿Qué otras ventajas ofrece el avance tecnológico?

Yo creo que ofrece muchísimas ventajas. Hoy el servicio de un estudio de fotografía es mucho más completo y democrático. Se registra todo lo que ocurre en el casamiento sin la limitación del presupuesto. Se entrega a los novios un muestrario de 1000 o 1500 fotos, donde se limpian las imágenes feas, con ojos cerrados, con muecas… Hay algunos retoques que se hacen de oficio, otros por pedidos especiales. Todas las fotos se sacan en color y se pueden transformar en blanco y negro y hasta en cuatro tonos distintos de sepia. Para mí el sistema digital superó al rollo en calidad. Fue una gran revolución.

“Hay que trabajar especialmente lo sutil de cada momento… captar esa lágrima que se escapa, las miradas cómplices, un abrazo revelador o una sonrisa que lo dice todo.”