LA PARTE BUENA DEL DÍA

La amabilidad ante todo. Ser amable todas las veces que se pueda, demostrar afecto aun en pequeños gestos. Un abrazo bien dado, un cómo estás desde el corazón, un te quiero improvisado. Decir cosas lindas casi en derroche, llamar a la gente por su nombre y mirando a los ojos. Sostener una puerta abierta, una mano tendida, una mesa bien puesta. Elegir concientemente ser compasivo ante de emitir un juicio, o mejor aun, no emitir ningún juicio si es posible. Guardarse los comentarios negativos y no ahorrar en elogios, ni en palmadas en el hombro para los que vemos abatidos. Usar la sonrisa como mejor carta de presentación, sonreir mucho, a cada rato, sobre todo cuando alrededor hay enojos que desatar o humores que aliviar.

Hay muchas formas de ser amable, de cambiarle la vida por un instante al que se cruza por delante. Estar alerta, poner en practica lo que sabemos que hace bien, evitar eso que ya a esta altura sabemos que molesta. Pequeños gestos llenos de grandeza: ceder el paso, comprar un ramo de flores porque si, hacer ese llamado que tanto te cuesta, bajar la guardia, aflojar odios y rencores, elegir ser buena onda aunque el afuera te ataque a cada rato.

Lo único que podemos controlar al final del dia es como nosotros nos compartamos. Yo te invito a levantarte cada día dispuesto a alegrarle el dia a cada persona que se te cruce por la vida. Te aseguro que con muy poquito se puede lograr esto que parece gigante. Ser amable, ser generoso en lo material, pero también en lo emocional, ser compasivo y darle a los demás su merecido recreo.

Yo nos deseo a todos la conciencia real para lograr demostrar en pequeños gestos sentimientos verdaderos que hagan de cada dia, un dia único, valorado y recordado.

¡No dejes de sumarte al Blog de Jess en Facebook!