Lucía Mallea

LA PASIÓN DE CREAR

Por Dolores Vidal · Photos: Pablo Arbetman

Hace ocho años Lucía Mallea, casi por casualidad inspirada por su casamiento, inventó una marca de productos súper originales, Wedding Factory. Fue un éxito total, porque logró instalar un estilo con mucha onda para festejar la despedida de solteros, el Civil y los distintos momentos de la fiesta. Sus detalles son toques mágicos que transforman cualquier espacio en una experiencia divertida.

Abre la puerta de su estudio en un edificio sobre avenida Libertador, y el viernes gris de lluvia sobre Buenos Aires, se convierte en un instante en un día a todo color entre flores de papel gigantes, follaje estilo tropical y guirnaldas divertidas que trepan por las paredes. Lucía Mallea, creadora y directora creativa de Wedding Factory, es una alquimista capaz de sacar de la galera una fiesta, donde antes había una reunión aburrida, demasiado neutral. Sus productos para el casamiento tienen un sello propio, siempre apelan al humor, desde las vinchas que dicen “Besitos soltería”, pasando por los stickers para el zapato que anuncian “Sí, quiero”, hasta la piñata de corazones, que es el best seller de la marca a la hora de reemplazar a las tradicionales cintas de la torta con el famoso anillo simbólico.

“Recibimos acá a las novias que piden turno en la página web –cuenta Lucía a NUBILIS con todo su entusiasmo-. A veces llegan colapsadas, súper estresadas, y la idea es que pasen un buen rato, que se relajen y diviertan. Nosotras les ofrecemos Café Dolce, una marca que nos acompaña, también vinos de la bodega Lagarde. Muchas novias vienen con una amiga, disfrutan el momento, sacan fotos, miran los productos, se los prueban, imaginan situaciones. Es más, nosotras muchos productos los ideamos y desarrollamos junto a las novias, de acuerdo a sus necesidades. Al final, creás una cierta relación con ellas, hay mucha complicidad, te cuentan un montón de cosas, hacen catarsis; nosotras agendamos todos los casamientos. Después muchas vuelven a Wedding a buscar el cotillón para el primer año de su hijo”, apunta esta creativa que marca tendencia y tiene muchos seguidores en las redes, mujeres fans de su estética craft, desestructurada, vibrante y original.

¿Con cuánto tiempo antes del casamiento tienen que venir?

Lo ideal es un mes de anticipación. Pero hay novias que se casan a fines de 2020 y ya nos piden una reunión. Está muy bien. También algunas se cuelgan y vienen a último momento y encuentran siempre productos listos para llevarse. Tenemos, por suerte, cosas en stock.

¿Cuál es el pedido más insólito que te hicieron?

Miles, a ver… Una novia nos pidió que le armemos un espacio tipo “speakeasy”, un rincón oculto dentro del casamiento, donde para entrar se necesite una consigna. Una especie de whisky bar con habanos decorado con follaje, la entrada onda selva; me pareció súper original su propuesta. Ahora, por ejemplo, estamos armando un casamiento temático Circo: carpa beduina, todo muy audaz; me encanta. Acá tenemos que desarrollar una estética para ellos y después, plasmarla en los distintos productos.

¿Cuál es el hit de Wedding?

El buzón, que lo hacemos súper personalizado, para que la gente deje el sobre con la plata. Muchas personas regalan plata, la llevan a la fiesta y si no hay un lugar específico para guardarla, muchas veces los novios la pierden. Es un producto que se vende muchísimo. Hay distintos diseños de buzones con mensajes divertidos. También salen mucho las bolsitas con  arroz, que fue el primer producto Wedding. Van selladas, personalizadas, con los nombres de los novios; fueron mutando con el tiempo.

Además del arroz, ¿qué otros detalles proponen para el Civil?

Tenemos un kit Civil súper completo que viene con las bolsitas, props para las fotos, prendedores para los testigos, guirnaldas de Recién Casados y un detalle para la torta.

¿Qué nuevos productos lanzaron?

Creamos tres o cuatro productos nuevos por año. Ahora lanzamos el paraguas “It ‘s raining Men” para las solteras (que tienen retratos de distintos galanes) y cada uno tiene un mensaje de cariño, pero solamente uno lleva el anillo. Por ejemplo, Leo Di Caprio te dice: “No ganaste, pero bailemos hasta que se hunda el barco”. Jugamos mucho con el humor. Ayer una novia decidió llevarse dos paraguas, porque tenía muchas solteras en su fiesta.

¿Cómo están hoy las novias? ¿Qué buscan especialmente?

A pesar de que es un momento difícil del país, las veo relajadas, menos aceleradas que en otros momentos. Les encanta todo personalizado, ultra personalizado. Y te preguntan mucho qué productos nuevos hay, qué es lo que viene, qué estás por lanzar que todavía nadie vio. Quieren que todo sea distinto a lo que pudieron conocer en otros casamientos. Buscan sorprender a su gente, que la pasen muy bomba en su fiesta.

Las modas van y vienen, ¿algún ítem volvió a usarse?

Sí, los souvenirs volvieron a ganar protagonismo. Te los piden mucho. Nosotras armamos la bolsita con el café en un vaso térmico divertido con detalles. Tenemos distintas propuestas, de acuerdo a lo que quieran los novios.

¿Cuáles son las tendencias 2019?

Hoy se pone mucho punch a la pista y esto va a seguir en esa dirección. Ganó protagonismo, se pone el foco en el rectángulo de la pista, se arma una súper estructura, se colocan miles de luces. También la tendencia botánica y el boom de las flores van a seguir de moda. Las instalaciones, todo lo que tenga impacto visual, vienen con mucha fuerza. Las flores y el follaje que cuelgan desde el techo de una manera muy espectacular. Las macetas invertidas. En cuanto al cotillón, cada vez más están pidiendo la onda oceánica, por ejemplo, productos con caracoles, corales, caballitos de mar. Muy verano, muy tendencia.

¿Cuánto tiempo le dedicás a Wedding?

Yo trabajo 24 horas los siete días de la semana. No paro ni sábados ni domingos, porque me apasiona. Para mí el mejor programa es  investigar y desarrollar un nuevo producto. Disfruto estar en el estudio, porque estuve muchos años viviendo afuera, como mi marido es de Estados Unidos y trabajaba allá. Estuvimos en Nueva York, Chicago, Carolina del Norte. Ahora me traigo de todo cuando visito a mis suegros, me fascina: acumulo bloques de papeles y materiales de todo tipo. La onda craft es mi pasión. Ahora también estoy haciendo vidrieras para marcas y distintas propuestas editoriales. Me pondría ya a estudiar escenografía, pero son muchos años de carrera, y tengo dos hijos chiquitos.

¿Qué desafíos te planteás para el futuro?

La propuesta Wedding 2019 es la venta online. Queremos habilitar otro canal de compra, donde la gente pueda ver los precios. Me parece que eso ayuda a la organización. Y vamos a seguir fuerte con la onda craft, proponiendo distintos workshops, talleres creativos, como venimos haciendo hace dos años; ¡nos encantan!