Llegó para quedarse. Es entusiasmo y eficiencia. Es la que siempre está al tanto de todas las cosas y nos recuerda lo indispensable e impostergable. Mantiene el contacto permanente con el afuera.