VICTORIA & IÑAQUI

Vicky Brea e Iñaki Conde se casaron en septiembre con una ceremonia súper emotiva y una fiesta muy especial, que duró trece horas, frente a una espectacular cancha de golf. Cada detalle tuvo su toque original, a la medida de los novios. Ellos quisieron definir con su estilo cada momento del día más importante de sus vidas.

Como una buena comedia romántica, Vicky e Iñaki se cruzaron por casualidad la primera vez en la puerta de la casa de Azul, una amiga en común, sin ningún plan de conocerse. Vicky ya se estaba despidiendo, cuando apareció de pronto Iñaki y, al final, la historia tuvo otro desenlace: “nunca me fui y ¡flasheamos!”, cuenta hoy ella a Nubilis, cuando mira hacia atrás y recuerda ese instante que cambió definitivamente su vida.

A esta altura, vale presentar a los novios, que después de ese primer encuentro inesperado sumaron otros capítulos felices a su historia. Ella es Vicky Brea (28), maquilladora y peinadora top, con un estilo único: canchera, creativa y con toda la onda. Él es Iñaki Conde (29), licenciado en administración de empresas y experto en el área de ventas de una compañía, quien se las ingenió, entre otras cosas, para crear un recuerdo inolvidable del día que decidieron casarse. “La propuesta de Iñaki fue en enero en Tulum. Súper romántica. Bajamos a tomar unas cervezas a la playa, no había nadie, y nos sorprendimos con la luna llena. Nos pusimos a charlar y de repente, sacó los anillos del bolsillo. ¡Tremendo!” -asegura Vicky-. A partir de ese momento, todavía en México, empezamos a imaginarnos cómo nos gustaría casarnos, dónde, cuándo y arrancamos a organizar todo en marzo. Nos casamos el 22 de septiembre, después de 8 años de estar de novios”, apunta y empieza a contar cada detalle (¡todos con sello propio!) de los momentos más intensos del gran día.

Te espero en el altar

“La ceremonia fue al mediodía en la capilla Santa María de los Ángeles, una joyita estilo patagónica escondida en Boulogne. Fue muy emocionante, armada a nuestra medida, con un cura que es un capo, el Padre Diego Díaz Pumará. El nos ayudó a prepararnos para el casamiento. Fue espectacular. Cuando llegó el día, yo estaba feliz y tranquila, disfruté mucho la entrada con mi papá, fuimos a cero por hora. Después pasaron a hablar nuestros hermanos y amigos, fue súper lindo. El hermano de Iñaqui nos sorprendió con una dinámica: nos invitó a pasar junto a él e invitó a la gente a cerrar los ojos y pensar en un recuerdo que tuvieran con nosotros y a mandarnos los mejores deseos para nuestra vida. Fue increíble ver a nuestros invitados con los ojos cerrados y una sonrisa en la cara mandándonos todo su amor”.

Vicky e Iñaki tienen unos amigos con una banda “La Magnísima Gronda”. Ellos tocaron durante la ceremonia los temas, elegidos por los novios. Vicky entró con “A primera vista”, de Pedro Aznar, después siguió “El puente” de Gustavo Cerrati y en el momento de los anillos, “High tide or low tide”, de Bob Marley. Para la salida sonó fuerte “En los sueños”, de Catupecu Machu: “Agua que baña con aguas frescas las costas que te acompañan… Hoy te vi en los sueños”.

Un detalle, un estilo

“El look lo tuve claro desde el principio. Había visto un desfile súper inspirador de mi amiga Sole Zimer, que es una marca que me encanta. Yo quería llevar cinturón y en busca de cuál podía ser, Sole encontró en el cajón de sus recuerdos, uno que había comprado hace años en una feria de antigüedades en Londres. Ese cinturón me quedó perfecto: era exactamente como yo lo había soñado. También los flecos los tenía guardados como una reliquia antigua y me los regaló. ¡Una grosa!”

“Las chicas de Firfina, Luchi y Jose Cornejo, se ofrecieron a hacerme unas sandalias. Yo tenía re claro el modelo en mi cabeza y ellas me asesoraron. Me las hicieron a medida, comodísimas, no me las saqué en toda la noche. Tenían yute y rafia y les grabaron nuestras iniciales en la suela. ¡Unas genias!”.

“El tocado de Vivificadas fue increíble. Yo fui con una idea, pero Laura me mostró sus propuestas. Así lo describe ella, súper profesional: ´Tocado hecho a mano con distintas inflorescencias vivificadas. Botones de azahares, estrellas armadas con frutos de coníferas y mini carditos con inscrustaciones de cristales´. Y me peinó Cristina Cagnina, que fue una masa, hizo de extensión de mis manos. Yo lo quería recogido y adelante suelto como lo suelo usar todos los días. Estuvo Impecable todo el tiempo”.

“El ramo lo hizo Cata Courreges con una flores que se llaman proteas, que me trajeron de California. Me enamoré de esas flores en un viaje que hice a Sudáfrica. Acá no se consiguen y, gracias al novio de mi amiga Azul, que las vendió en una época en Los Ángeles, cumplí mi sueño de tenerlas para el casamiento”.

Make up & otras pinceladas

“Yo quería un maquillaje fresco, que no fuera invasivo. Porque ya tenía mucha información en todo el look. Así que casi no usé base, los ojos apenas pintados… Estoy feliz que me haya maquillado Mar Castelli. Por supuesto, fue mi trabajo llegar con la piel bien hidratada”. 

“Tema aparte los anillos divinos que nos hizo Inés Bonadeo. Unas alianzas en oro rosa martelado que nos encantaron. El mío tiene siete brillantitos naturales, ¡mi número de la suerte!”

“¿El look del novio? Iñaki se puso un traje azul de Etiqueta Negra, que le quedaba espectacular”.

La fiesta

“La hicimos en la casa de fin de semana de mis abuelos en el Olivos Golf Club, un lugar de la familia desde hace 60 años. Es un terreno grande frente a la cancha de golf. Nosotros queríamos hacer algo tranqui. Invitamos a 220 personas a comer (yo de familia tengo 100). Y después de las 4 de la tarde, a la hora de los postres, invitamos a amigos de nuestros papás y a las 6 y media, a algunos amigos nuestros más. Terminamos siendo 350 personas, pero con una onda relajada. El dress code de las invitaciones: ´Vestite como más te guste y traé calzado cómodo´. Hicimos una fiesta muy larga, fuera de lo estándar”.

“Nuestra wedding planner fue Clara Thomas, que es mi prima, y fue clave en la organización. El día del casamiento, como Clara estaba invitada, tuvimos una coordinadora divina: Pili Silva. Por otro lado, Kuchen Catering se ocupó de la comida. Me costó encontrar a alguien que se adaptara a nuestros horarios. Y fue un placer contar con Joaqui (Joaquina Laffaye), súper gamba con todo”.

“La ambientación fue rústica como de campo; la armé junto a Isa Aragón.  El jardín es una belleza, no había necesidad de agregar mucho. Para decorar las mesas yo compré juegos en EEUU y los puse como centros: jengas, cartas de truco, dados… La idea era armar como una especie de picnic al aire libre; hice miles de mantitas de polar pensando que iba a ser frío y hacía tanto calor que la gente las uso de lona sobre el pasto. Ese día había 100% de posibilidades de lluvia y nunca llovió. Fue increíble, un regalo del cielo”.

“La fiesta terminó a las 2 y media de la mañana. ¡El casamiento duró 13 horas! Disfrutamos un montón con toda la gente querida alrededor nuestro. ¿Y el DJ? Fue Fer Marconetti. ¡Una bomba! ¿El cierre? De luna de miel, África: Kenia Tanzania y Zanzíbar. Muy felices”.

Por DOLORES VIDAL - Ph. RUIZ & RUSSO